Amedi__2008_07_16_h15m40s22

La región del Kurdistán es un destino ideal para los que buscan paisajes de montaña vírgenes y enclaves de interés arqueológico.

Montañas y lagos

Durante los largos y calurosos veranos de la región del Kurdistán, tanto los turistas como los locales pueden disfrutar de la frescura de las altas montañas del Kurdistán, visitando sus numerosos pueblos montañosos.

La ciudad de Shaqlawa, a unos 50 kilómetros de la capital, Erbil, se encuentra en el Monte Safeende, a  unos 2.000 metros de altura. El pueblo cuenta con varios jardines frutales, un mercado de alimentos, restaurantes y hoteles. Más arriba del pueblo, están ubicadas las cascadas Gali Ali Beg y Bekhal y el pantano Jundyan, que ofrecen hermosos paisajes naturales para descansar y disfrutar de un almuerzo o una copa en los restaurantes al aire libre, o de un pick-nick en un lugar tranquilo.

Siguiendo el camino por la profunda garganta de Gali Ali Beg, a lo largo de la famosa “Hamilton Road”, se puede disfrutar de  los mejores paisajes del Kurdistán. Al final del camino se halla el pueblo montañoso de Rawanduz, que fue la capital del principiado de Soran hasta el siglo XIX. Los visitantes de Rawanduz pueden alojarse en chalets o casas de vacaciones del Pank Resort. El complejo dispone de un parque de atracciones, una montaña rusa  y ofrece paseos en trineo en invierno. Y, por supuesto, todo esto acompañado por unas vistas espectaculares de montañas.

Haji Umran es famoso por tener las montañas más altas de la Región del Kurdistán y permanecer verdes durante todo el verano así como por las aguas termales con propiedades curativas.

A unos 70 kilómetros de la ciudad de Suleimani, los pintorescos lagos Dokan y Derbendikhan ofrecen alojamiento en cabañas y la posibilidad de disfrutar de paseos en barco o natación. Los dos lagos son artificiales, se formaron gracias a las represas hidroeléctricas construidas hace décadas.

En Ahmadawa, al este de Suleimani, los manantiales forman numerosas cascadas rodeadas de nogales, granados e higueras, que atraen a los turistas a refrescarse y descansar bajo su sombra.

En la provincia de Duhok se encuentra el complejo vacacional Silav, con sus restaurantes al aire libre que ofrecen vistas a la ciudad antigua de Amedi (Amadiya). Esta se encuentra en la cima de la montaña, en una planicie de unos dos kilómetros de ancho. Los musulmanes y los cristianos han convivido durante siglos en esta ciudad. En un momento dado, la ciudad también albergó a una próspera comunidad judía. Amadiya ofrece unas vistas impresionantes a los valles y las montañas.

La mejor época para visitar el Kurdistán empieza en marzo, cuando se celebra Nawroz, el Año Nuevo marcado por el equinoccio de primavera. En esta época, el pueblo kurdo, organiza muchas celebraciones y pick nicks al aire libre con comida típica, música y bailes. La temporada turística termina en octubre – noviembre, cuando las temperaturas todavía se mantienen bastante altas para poder disfrutar del  turismo.

Ciudades vibrantes, bazares y museos

Tanto Erbil como Sulemani, dos de las tres ciudades principales de la región, cuentan con un museo de antigüedades con unas amplias colecciones de objetos arqueológicos, estatuas y otros objetos antiguos. El museo tradicional de Duhok exhibe la cultura, el folclore y el patrimonio del Kurdistán. Más información sobre los sitios arqueológicos del Kurdistán.

Dentro de la antigua ciudadela de Erbil, se encuentra el Museo Kurdo del Textil, donde se puede conocer el arte textil tradicional, incluyendo las alfombras. El museo también conserva una valiosa colección de las técnicas tradicionales de textil de las tribus y de los nómadas del Kurdistán, en peligro de extinción.

La ciudadela ofrece excelentes vistas a la ciudad. Erbil también dispone de un museo arqueológico y el minarete Sheikh Chooli, que se encuentra cerca del centro de la ciudad. El minarete fue construido por el sultán Mozafared entre el 543 y 586 AC y está decorado con caligrafía cúfica.  El Parque de Sami Abdul Rahman,se extiende sobre muchas hectáreas y es el lugar ideal para disfrutar de la naturaleza, paz y tranquilidad sin tener que salir de la ciudad.

Suleimani, la capital cultural del Kurdistán, tiene un mercado central (bazar), así como el moderno centro comercial Altun con una bolera. En el parque Azadi, los niños pueden disfrutar de una zona infantil, una piscina y los lagos artificiales. El jardín público en el centro de la ciudad cuenta con una colección de estatuas de poetas y escritores.

La ciudad de Erbil ha sido nombrada “La Capital de Turismo Árabe 2014” por el Consejo Árabe de Turismo. La ciudad ha planificado la organización de, al menos, 40 eventos y actividades turísticos a lo largo del año 2014, tales como: paracaidismo, patinaje sobre hielo, maratón, exposiciones de arte tradicional y cultura.

Las tres principales ciudades de la región del Kurdistán se encuentran en crecimiento rápido, ofreciendo al público unos centros comerciales modernos, con cafeterías, restaurantes y tiendas con marcas de prestigio internacional para todos los gustos.

Ministerio de Municipios y Turismo

Para obtener más información sobre el turismo en el Kurdistán, por favor visite la página web oficial de turismo: www.tourismkurdistan.com